¡Bendita Soledad!

¡A ver! No nos hagamos las santas, perfectas. Hay momentos en la vida, y más como mamá, que quieres mandar todo a la…….

esquina de tiempo fuera, porque aquí entre tu y yo, sabemos un secretito que lo tenemos bien guardado:

¡NOS CANSAMOS!

Sí, yo se que tratas de ocultarlo, sonreír y seguir para adelante, porque a pesar de que todos los regalos que te da la vida te hacen inmensamente feliz, llega un momento en que ¡UUUFFFF! ya no puedes más.

ÉSO es lo que me pasó el sábado. Desperté con la mejor actitud para empezar mi día. En mente tenía un desayuno deli y ponerme a trabajar en la compu acompañada de un delicioso café con un pan tostado con crema de maní y mermelada. Ya se, nada fancy ni complejo, pero adivinen que…

OBVIO no sucedió.

Mis hijos despertaron con el 200% de pila y mi esposo tuvo un par de juntas. Vaya, como les explico que ni comer podía por la demanda de tiempo que me exigían mis hijos. Cuando por fin pude terminar de desayunar, tipo 11 am, me senté en mi compu y “nomás” no podía empezar. De repente mi di cuenta que mi ansiedad había aumentado de 0 a 1000 y pense:

“ya no puedo más, necesito ayuda

Le escribí a mi esposo, preguntándole si podía salir con los niños a cualquier lugar cuando acabara de trabajar para darme un tiempo y me dijo que si.

Extrañamente, a unos minutos de irse de la casa, abrace a mis hijos, les di mil besos, como si se fueran 5 días. Ya se, es una locura, es muy extraño, pero así sucedió.

En cuanto se fueron, la casa quedó vacía y las posibilidades de hacer lo que yo quería, cuando quisiera, como quisiera EXISTÍAN.

¡Dios! que felicidad 

¡jajajaja!

Bien alcohólica de buró, me preparé un jack and coke, abrí unas frituras y me puse a trabajar. La ansiedad desapareció, las ideas empezaron a fluir como un río, mis pendientes empezaron a disminuir y sólo podía pensar:

¡GRACIAS!

Gracias por ese momento de lucidez de aceptar que ya no podía más y que necesitaba ayuda.

Siendo mamás o no, a veces nos da miedo pedir ayuda y aceptar que no podemos más. Con el tiempo he aprendido que no tiene nada de malo y que siempre hay un ser querido que te entiende y apoya.

¡Bendita soledad! Trabjé, comí, escuche música, me acosté, vi un poco de TV y de repente me aburrí y me pregunté a que hora llegaría mi tribu porque esta soledad me esta matando…

¡JAJAJAJA!

(ya se… ¡loca de atar!)

Posted by

me// mexican · architect · mother · student i like // visual arts · photography · cities · books · music · architecture · vintage · travel · design i hate // boring people favorites// animal_monkey color_love them all song_right now "so sorry" - feist city_New York and Barcelona yo// mexicana · arquitecta · madre · estudiante me gusta// artes visuales · fotografía · ciudades · libros · música · arquitectura · vintage · viajar · design no me gusta// gente aburrida favoritos// animal_chango color_todos me gustan song_por ahora "so sorry" - feist city_New York y Barcelona

Leave a Reply